martes, 31 de julio de 2012

ECHADO EN LA CISTERNA


José fue un joven que a los 17 años le tocó vivir experiencias terribles en su vida.  Era el hijo favorito de su padre porque lo tuvo en la vejez y con la mujer que amaba.  Le regaló una túnica de colores, lo cual representaba una distinción especial.  Eso provoco celos con sus hermanos que lo envidiaban  y querían matarlo.  Un día lo echaron en una cisterna pero estaba vacía.  De ahí en adelante su vida cambio.  Meditaba dentro de la cisterna sobre el gran amor de su padre el cual extrañaba tanto, sobre la envidia de sus hermanos que provoco todo ese momento de dolor.  Después lo venden como esclavo. Pero ya Dios tenía un plan para bendecirlo a través de todas estas dificultades.  Nada de lo que sus enemigos intentaron contra él podría derrotarlo.  No fue fácil su vida.  Trabajó como esclavo con el capitán de la guardia del Rey y dios lo ayudaba en todo y prosperaba. Después llegó a trabajar al palacio y allí la mujer del capitán lo acuso falsamente y lo metieron preso.  Nada de eso impidió que el propósito de Dios se cumpliera.  Después de todo ese proceso llego a ser el gobernador de Egipto y ayudo a los que le hicieron daño.  En el peor momento de la vida de los hermanos de José los bendijo con comida y provisiones para ellos. Había hambre y escases en su tierra y José fue el que los trajo a su tierra donde había abundancia (Génesis 37).

HOY TE DIGO que no importa la situación que estés viviendo hoy, aunque parezca que es tu final, ya Dios tiene un plan trazado para ti.  A este joven lo echaron en una cisterna, lo vendieron como esclavo y lo metieron a la cárcel injustamente, pero de todo salió airoso.  Cuando Dios tiene escrita tu historia, a pesar de que intenten cambiar los acontecimientos, el resultado será un final de victoria para tu vida.  Esto es solamente para el que lo crea y confié en Dios.  Dios nos permite pasar por procesos, en ocasiones bien difíciles, pero al final muestra su gloria y todos los beneficios son tuyos.  Si te echaron en una cisterna, pasa el proceso y espera el plan de Dios para ti.